Punto de vista

Luis me reajusta tres vértebras cervicales desplazadas. Me incorporo de la camilla, pongo los pies en el suelo y noto la extraña sensación de estar inclinada, como la torre de Pisa.

-¿Cómo te sientes?

-Torcida.

-Pero era antes cuando estabas torcida.

Me aconseja caminar un rato, para que mi cuerpo asimile la nueva información. Tengo un nuevo centro de gravedad. Y era cuestión de unos pocos milímetros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: