Jazmines en el pelo

Se lo leí a Laia Montserrat y me gustó, una reflexión sobre las puertas: las hay cerradas bajo llave, giratorias que exigen acompasar el ritmo, pesadas que hay que empujar, automáticas que no te detectan hasta que estás muy cerca o que -al revés- piden que te alejes un poco. También están las de vidrio que no se ven. Y esas otras, magníficas, que se abren a tu paso sin que tengas que hacer nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: