Comunica

Hay una hora del ángelus sólo mía, siempre cambiante, agazapada en el día, cuando las montañas se ponen azules y las sombras se van comiendo el cielo, o si subo a casa y el segundo piso es demasiado alto para un corazón cansado. Entonces enciendo una vela, me fijo en la llama, me acuerdo de una noche en que tuve miedo y me enseñaron amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: