Überlingen

He estado en Überlingen, a orillas del lago de Constanza, que los alemanes llaman Bodensee. He ido a entrevistar a la directora médica de las clínicas Büchinger, Françoise Wilhelmi de Toledo, sobre los beneficios del ayuno y sobre su dimensión espiritual, y me he quedado 24 horas entre los ayunantes, comiendo muy ligero y muy bien. Recuerdo el sabor específico de los puerros, de las espinacas, mi lentitud observada en el comedor, la hermandad panárabe de mis compañeros de mesa: la profesora Fawaz, libanesa en Boston, donde enseña historia de Oriente Medio; Nuura, de Kuwait, a ratos enfadada y siempre concentrada en la pizza que se comerá el jueves, cuando todo esto termine; y luego ese hombre egipcio que estudió en Florida y sonríe muy amable y muy tranquilo. Me hubiera quedado ahí un tiempo, sin portátil, sin móvil, sin televisor, paseando con mi cámara bajo la lluvia, amigándome con el lago y dejando que la enfermera viniera cada tarde a colocarme una compresa húmeda y una bolsa de agua caliente en el hígado y que me envolviera el torso con una larga tela de lino, como a un bebé rumano, bien prieta, para que me durmiera viendo el cielo sin moverme, como sé hacer.

Anuncios

  1. Me parecen unas fotos maravillosas y una experiencial sin igual. Molestias en los intestinos, quizás debidos a una pasa de gastrointeritis hacen ver al ayuno como algo atractivo.

  2. Serenade, ¡cuidate de esos virus! Yo ayunaría con mucho gusto, en un ambiente propicio como ése, por salud y por la introspección a la que invita. En casa puede ser más complicado, aunque siempre queda la opción de, una vez a la semana, o al mes, comer ligero para que descanse el aparato digestivo. La entrevista me gustó muchísimo. Le pregunté por la psoriasis.
    Ah, gracias y un beso.

  3. Hanrath

    Suma de azules o grises, tonalidades que dan forma a un todo, pesado, melancólico y húmedo. Lo que se espera de un invierno en el centro de Europa. Si le sumas una semana de ayuno requiere mucho convencimiento o un entorno en la clínica que apoye. Gracias por regalarnos tu sensibilidad.

  4. Gracias a vosotros, por leerme y seguirme. Gràcies, Hanrath!

  5. Foto dos: ser un ave que cabe en cuatro píxeles…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: