París en flor

Vamos a París y no entramos en los museos ni en las tiendas. Vamos a los parques. Y al río. Encontramos lo eterno: las flores fugaces, el agua que pasa.

Subimos los nueves escalones hasta monsieur Padoux, que es reservado y afable, que lleva un chaleco comprado en Katmandú y pisa alfombras extranjeras. “Vuelvan, vengan si vuelven”, se despide una y otra vez. Pero él cree haber aprendido la distancia, cierto desapego del mundo.

Leo a Javier Pérez Andújar. Lo paladeo y voy de su mano como lo hacía con mi hermano, por las orillas del Besòs, de la ciudad, del mundo. Bailo agitando los brazos el Field Below de Regina Spektor y el piano se me mete por dentro como alas.

Anuncios

Un Comentario

  1. me encantan las tomas, con ellas me hace ilusión un día partir hacia ese lugar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: