Voy y vengo

El invierno se entrega a su tarea: prepara. Y mientras camina hacia mayor luz deja el rastro de membrillos y granadas aferrados a la vida con una obstinación que podría ser fe. El primer granado que supe que era un granado, aquel que dotó de significado a la palabra y al que me sigue remitiendo cualquier granada, crecía en el patio de mi abuela, en una maceta hexagonal de azulejos blancos y azules. Creí, con algo de razón, que ese fruto como una corona había dado lugar a un reino.

Anuncios

  1. Cristina Saez

    Preciosas palabras, Yvette, como siempre. Me fascina la sensibilidad con la que las hilvanas y esa mezcla de recuerdo y observación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: