Antes

tercerosegunda magnolia

Me acosté en aquella habitación familiar y volví a oír la ciudad, regresé a mi primer territorio de coches y autobuses que ni siquiera ahora –compruebo– consigo oír como algo distinto al aire, ni siquiera ahora que en el campo me acolcha un silencio de perros y pájaros. Todo me resultaba extraño en mi ciudad menos ese ruido que tardé en detectar, el rugido más o menos acallado de las noches antiguas. Podía oír la calle apresurada y todos los sonidos de trabajo vertidos al patio desde las cocinas: el bufido de una caldera, la batidora alucinada, una incesante vecindad. Tardé en dormirme, fui bajando al sueño poco a poco.

[Las fotos están tomadas con iPhone.]

Anuncios

  1. Preciós, bonica, molt bon estiu

  2. nOelia

    Me transportaste… y lo volví a oír. Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: