Campanadas como magdalenas

IMG_6321

IMG_6199

IMG_6939

IMG_6881

A veces vuelvo al pueblo ahora no muy lejano en el que pasé mis antiguos veranos. Es el lugar en el que una higuera dotó de significado a todas las posteriores, en el que lo verde, lo natural, pudo existir y nombrarse y tomar forma definitiva: sé de la floración de las rosas, del olor de la menta y los jazmines por aquella primera experiencia de un jardín. Vuelvo, pues, a este pueblo, piso la tierra que se adhería a los tobillos como polvillo y oigo las campanas de la iglesia, que suenan cuarenta años después con el mismo timbre que entonces, de una forma inigualable, inexplicable, con un sonido que el corazón percibe distinto y reconoce de entre las miles de frecuencias sonoras posibles. Esas campanas son más que magdalenas, las siento batiendo contra el corazón, cada una como un golpe, pero un golpe dulce, de noción de pasado, de largo recorrido y recuperación.

Anuncios

  1. M’has fet posar de pell de gallina, he sentit les campanes Yvette!

  2. P :-)

    “les sanglots des violons de l’automme…” (Paul Valery) Sigo añorando el futuro, ¿me estaré volviendo tonto?. Besos Yvette.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: