Archivo de Categorías: Libertad

La clara Provenza

Llegamos a Maussane a primera hora de la tarde, con la intención de explorar todo eso tan hermoso que habíamos visto insinuado desde el coche. Entramos en un pequeño aparcamiento en los aledaños del pueblo y apagamos el motor. Entonces ocurrió lo extraño:

La clara Provenza

Llegamos a Maussane a primera hora de la tarde, con la intención de explorar todo eso tan hermoso que habíamos visto insinuado desde el coche. Entramos en un pequeño aparcamiento en los aledaños del pueblo y apagamos el motor. Entonces ocurrió lo extraño:

Escenas de resistencia a la velocidad. Oporto en 2016

Hice un alto en mi camino solitario por el Jardim de Serralves. Junto a una pista de tenis abandonada se levantaba su antiguo pabellón “de apoyo”, hoy convertido en salón de té. Pronto las glicinas cubrirían la terraza pero ahora la estructura

Escenas de resistencia a la velocidad. Oporto en 2016

Hice un alto en mi camino solitario por el Jardim de Serralves. Junto a una pista de tenis abandonada se levantaba su antiguo pabellón “de apoyo”, hoy convertido en salón de té. Pronto las glicinas cubrirían la terraza pero ahora la estructura

Atención flotante

Me pregunto cómo será volver en años futuros a este territorio que ahora recorro. Recordar el rubio exacto del cañaveral y a mí misma desviada de mi rumbo, como esperaba. Porque es en esa parte flotante de mi vida, el

Atención flotante

Me pregunto cómo será volver en años futuros a este territorio que ahora recorro. Recordar el rubio exacto del cañaveral y a mí misma desviada de mi rumbo, como esperaba. Porque es en esa parte flotante de mi vida, el

Una intuición de vastedad

Desde que vivo entre montañas, con perros y acceso inmediato a bosques y torrentes, noto una comunicación creciente con lo natural. Siento que, en cada paseo, al librarme a la apreciación de nuevos detalles, la naturaleza me integra y me permite así ser auténticamente humana. Recuerdo

Una intuición de vastedad

Desde que vivo entre montañas, con perros y acceso inmediato a bosques y torrentes, noto una comunicación creciente con lo natural. Siento que, en cada paseo, al librarme a la apreciación de nuevos detalles, la naturaleza me integra y me permite así ser auténticamente humana. Recuerdo

La diversión y la experiencia

Fue Joan quien nos habló de ellas: tres ancianitas deliciosas, dijo, tres hermanas octogenarias que los viernes llegaban en su 4L para instalarse durante el fin de semana en la pequeña masía vecina. Venían del barrio de Sarrià. Una pintaba, la

La diversión y la experiencia

Fue Joan quien nos habló de ellas: tres ancianitas deliciosas, dijo, tres hermanas octogenarias que los viernes llegaban en su 4L para instalarse durante el fin de semana en la pequeña masía vecina. Venían del barrio de Sarrià. Una pintaba, la

Horas claras

En los paseos meditativos con los perros en los que no vamos a ninguna parte, por el bosque, alrededor del prado alto, eligiendo los senderos que quieran los pasos, nos sobreviene siempre una ebriedad, una felicidad súbita de fiesta y libertad. El parpadeo

Horas claras

En los paseos meditativos con los perros en los que no vamos a ninguna parte, por el bosque, alrededor del prado alto, eligiendo los senderos que quieran los pasos, nos sobreviene siempre una ebriedad, una felicidad súbita de fiesta y libertad. El parpadeo

Rendición

Se suceden los entusiasmos y, casi enseguida, los imprevistos, el torrente de vida que se opone a la voluntad, que la vence con debidas razones: una jaqueca lenta, todo lo ajeno que llama a la puerta, el mando aburrido de

Rendición

Se suceden los entusiasmos y, casi enseguida, los imprevistos, el torrente de vida que se opone a la voluntad, que la vence con debidas razones: una jaqueca lenta, todo lo ajeno que llama a la puerta, el mando aburrido de

Los alardes de la tarde

  He deambulado por Sevilla sin aquella euforia de lo nuevo, más libre de mi urgencia de belleza. He olisqueado un sofrito en un callejón, un olor de hace treinta años, hecho de ingredientes u órdenes de abuela. Y me he negado

Los alardes de la tarde

  He deambulado por Sevilla sin aquella euforia de lo nuevo, más libre de mi urgencia de belleza. He olisqueado un sofrito en un callejón, un olor de hace treinta años, hecho de ingredientes u órdenes de abuela. Y me he negado

Le invadirá un mundo*

Me sigue asombrando la belleza libre que el abandono engendra, el fulgor inesperado del hinojo seco y la zanahoria silvestre entreverados en un claro del bosque, creando el color interrumpido de un vestido de seda. Pero sobre todo veo el aire

Le invadirá un mundo*

Me sigue asombrando la belleza libre que el abandono engendra, el fulgor inesperado del hinojo seco y la zanahoria silvestre entreverados en un claro del bosque, creando el color interrumpido de un vestido de seda. Pero sobre todo veo el aire

Ciencia infusa

Me dijo que las islas no flotaban y no pude soportar la idea, toda esa tierra sumergida y amarrada, como un grillete en los tobillos. Me fue imposible renunciar a la poética de la deriva, tomé la decisión de seguir

Ciencia infusa

Me dijo que las islas no flotaban y no pude soportar la idea, toda esa tierra sumergida y amarrada, como un grillete en los tobillos. Me fue imposible renunciar a la poética de la deriva, tomé la decisión de seguir

Sin los dolores de lo público

Escribo a mi hermano en Chile, torrencialmente, con la libertad de lo que me vuela por dentro. Escribo a algunos amigos y también me oigo los dedos rápidos, el claqué del teclado siguiendo el deletreo interior. Y me escribo a

Sin los dolores de lo público

Escribo a mi hermano en Chile, torrencialmente, con la libertad de lo que me vuela por dentro. Escribo a algunos amigos y también me oigo los dedos rápidos, el claqué del teclado siguiendo el deletreo interior. Y me escribo a

He creído saber

Un día, en la playa, el hermano de Milton Trager (California, 1908-1997) le desafió: “A ver quién salta más alto”. Y entonces él propuso: “A ver quién cae con mayor suavidad y ligereza”.

He creído saber

Un día, en la playa, el hermano de Milton Trager (California, 1908-1997) le desafió: “A ver quién salta más alto”. Y entonces él propuso: “A ver quién cae con mayor suavidad y ligereza”.